viernes, 6 de enero de 2012

Formación y guerra, un poquito de historia...

Recientemente, como ya os he contado en este mismo blog, estuve en la Moodle Moot de Donosti. Estuvo muy bien organizada (sobre todo teniendo en cuenta que su celebración se decidió a última hora) y con charlas que resultaron de gran interés. Como comentario off-topic decir que por esas tierra no comen mal ni aún queriendo :).

Hubo una cosa que me chocó y que uno de los asistentes acertó a manifestar y preguntar. Las charlas con más afluencia eran aquellas que tenían con ver con el uso de una determinada herramientas o con qué se podía hacer o no hacer con una herramienta determinada. Sin embargo aquellas charlas más pedagógicas o más directamente relacionadas con la actividad docente estuvieron menos pobladas (por no decir casi desiertas).

Lo cierto es que la charla que más me gustó fue la ofrecida por Joyce Seitzinger  @catspyjamasnz (podéis descargarla aquí) . La charla de denonimó "Incorporating social presence in your course design" y uno de los pocos asistentes entre pregunta  pregunta puso texto y voz a algo que me estaba dando vuelta por la cabeza. "Con lo interesante que es esta charla y la gente por ahí aprendiendo a usar herramientas (otras más)".

El caso es que entre la ponente y el señor que preguntaba llegaron más o menos a la conclusión (que yo comparto) que los docentes en nuestro país (al menos los innovadores, los que se preocupan y se mueven) queremos y hacemos demasiadas cosas y a veces no dedicamos el tiempo necesario a  cosas que son muy importantes. 

En la charla se distinguían distintos roles en la enseñanza. Entre los roles de los que habló Joyce estaba  el de Instructional Designer. Y junto a ese role se habló de la metodología ADDIE.

Por casualidades de la vida me han pedido que haga un diseño instruccional desde 0, para una cosilla que tengo entre manos. Como uno hace de todo pues he querido centrar los tiros y me he documentado un poco más. Las funciones que tienen los profesionales de ese rol que son:

"Crear experiencias formativas que hagan más eficiente la adquisición del conocimiento. El proceso consiste, de manera general, en determinar el estado actúal y las necesidades del alumno, definiendo el objetivo final y creando "elementos" que ayuden a esta transición" (tomado y traducido de wikipedia)

Además, para este trabajillo en concreto se hablaba de la metodología ADDIE que divide el diseño instruccional en 5 fases:


  • Análisis: Donde identificamos los factores que van a afectar a nuestro diseño.
  • Diseño: Donde realizamos la planificación del proyecto.
  • Desarrollo: Donde creamos los materiales.
  • Implantación: Despliegue de materiales y planificación.
  • Evaluación: Para determinar el éxito de la formación.

Existen más metodologías pero al parecer, según he podido ir bicheando, esta en concreto es la más difundida.

Y bicheando precisamente me he encontrado con el origen del diseño instruccional. Al parecer dicho origen se sitúa en la Segunda Guerra Mundial cuando el ejército de lo EEUU se vió en la necesidad de formar de manera rápida a grandes cantidades de gente para realizar complejas labores técnicas.







¿Y a dónde quiere llegar? Pues tampoco pretendía llegar a muchos sitios. Sólo dos frases al aire:

  • Tiene narices que tenga que venir una guerra mundial para que algunos se decidan a invertir e investigar en formación y educación
  • A veces, como docentes, antes de lanzarnos a nuestra actividad diaria deberíamos reflexionar más sobre los fundamentos de nuestra actividad, sobre los objetivos y en cómo vamos a evaluarnos.
Feliz 2012 por cierto...que lo vamos a necesitar.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada